Mes: diciembre 2015

Reseña de “La espuma de los días”, de Boris Vian

Reseña de “La espuma de los días”, de Boris Vian

Julia Martín Lombana (1º A de Bachillerato)

“La espuma de los días” narra la historia de dos amigos (Colin y Chick) en la búsqueda por ambos del amor. Colin tiene envidia de Chick porque este tiene pareja (Alise), hasta que en una fiesta conoce a Chloé; ambos deciden casarse. Mientras, Alise y Chick tienen problemas, porque él está obsesionado con Partre (trasunto de Sartre) y, además, apenas tienen dinero para el enlace. Aunque, finalmente, todos se casan.

Desgraciadamente, Chloé desarrolla un nenúfar en el pulmón y, a pesar de gastarse la pareja un dineral en el tratamiento, muere.

Por otra parte, Alise se vuelve loca y mata a Partre en un restaurante y va quemando librerías hasta que se ahoga con el humo de uno de los incendios y muere. Chick, en una de sus visitas al Ministerio, es asesinado por no pagar sus deudas, y Colin, al fin, acaba pobre y pensando en el suicidio.

La novela, a mi parecer, es bastante surrealista, y yo no estoy acostumbrada a leer este tipo de narraciones. A pesar de ello, me ha gustado, porque he descubierto un género interesante, bastante gracioso y con mucha crítica social oculta (y a veces no tan oculta). Me  ha encantado la crítica a la religión cuando, por ejemplo, la boda de Chloé y Colin en la iglesia es magestuosa, por poseer suficiente dinero ambos, y, luego, el funeral de Chloé es incluso vergonzoso por lo poco caritativo, dado que se habían arruinado.

Por todo lo anterior, creo que seguiré leyendo otras obras de este autor, pues no me ha decepcionado en absoluto.

 

Anuncios

LA MARSELLESA, MÁS QUE UN HIMNO.

ver vídeo

En la II Guerra Mundial, Casablanca en el Marruecos Francés, ha sido ocupada por los nazis que se reúnen en un café, y comienzan a cantar “Die Wachtam Rhein”, humillando y amedrentando a los franceses y refugiados que allí se encontraban. Pero éstos les plantan cara, y puestos en pie, a voz en grito cantan la Marsellesa, desafiando así a los nazis.

Poco a poco, todos van uniendo sus voces hasta conseguir silenciar a los alemanes.

Hoy como en  Casablanca, la Marsellesa se canta contra el fanatismo. Tras los atentados del 13 de Noviembre en París, se entona la Marsellesa por todo el mundo.

En Madrid, Nueva York, en partidos de la NBA, en Wembley, los parlamentarios reunidos en Versalles, junto al monumento a la República etc…

No es el canto patriótico de una nación, es algo mucho más profundo, es el canto de la humanidad unida contra el terrorismo y  la barbarie.

Mi conclusión sobre el documento visual es que con una gran carga emocional, porque es conmovedor y pasional, define a la perfección cómo nos estamos sintiendo ahora.

Igual que en Casablanca, también necesitamos cantar a la libertad, a la vida.

                                  DIEGO GUTIÉRREZ GÓMEZ 1º BACH.