Mes: diciembre 2016

REFLEXIONES SOBRE EL BILINGÜISMO

El jueves 12 de Enero se va a realizar un claustro de profesores en el que se decidirá por votación si el centro asume el programa de bilingüismo que impulsó la Comunidad de Madrid hace ya más de diez años. Dos días antes, el martes 10, se celebrará una asamblea durante el recreo en el que todos los profesores están invitados a participar para discutir de forma abierta los distintos argumentos a favor y en contra que se han ido poniendo sobre el tapete durante los últimos meses de forma más privada. Asimismo, esa misma tarde, a las 17 h en el salón de actos del centro, tendrá lugar una reunión en la que se ha convocado a toda la comunidad educativa para tratar este mismo tema y poder conocer de primera mano la opinión de los padres.

En El Lucernario hemos querido hacernos eco de este debate publicando la opinión de dos profesores que se han ofrecido amablemente a exponer públicamente sus argumentos.

Santiago Camblor. Profesor de Tecnología.

Yo estoy en contra de que nuestro centro se transforme en un centro bilingüe por las siguientes razones

  • Se perjudica seriamente a unas asignaturas para reforzar otras. Dudo mucho que los alumnos puedan aprender Geografía e Historia  o Biología y Geología en inglés. En el colegio los alumnos se dedican a aprender vocabulario específico de las asignaturas en inglés más que a pensar en los conceptos de las mismas. Conocidos míos que tienen hijos en en colegio bilingüe me comentan que se saben los huesos del cuerpo o los accidentes geográficos de España en inglés, pero no en castellano. Me comentan que los exámenes suelen ser dibujos con flechas para que escriban el término señalado en ingés (a veces con la ayuda de la inicial de la palabra).
  • Se perjudica el estilo de aprendizaje de los alumnos que se transforma en memorístico en lugar de reflexivo, lo que afecta a todas las materias.
  • El profesorado que imparte las asignaturas en inglés con mucha frecuencia no está preparado en los contenidos de la misma. Para ser profesor de una asignatura en ingés hay que estar habilitado por encima del conocimiento de la asignatura. Un profesor habilitado que haya sacado un cero en su oposición, estará por delante a la hora de elegir centro incluso de funcionarios con la oposición aprobada.
  • Es un programa segregador, se clasifica a los alumnos y, con mucha frecuencia, se dan más recursos humanos a los que menos los necesitan. Las clases de las secciones suelen ser menos numerosas y suelen tener mejor comportamiento, producto de la selección del alumnado. Una de las señas de identidad de nuestro centro es justamente el agrupamiento heterogéneo. Un nuestros grupos se intenta que los alumnos con necesidades, los de compensatoria, los conflictivos estén repartidos. Si se implantara el bilingüismo, los grupos de sección no tendrían alumnos de estas características.

Ángel de Teresa. Profesor de Educación Física.

Hace 6 cursos que se inició el bilingüismo en nuestro pueblo. Hace 6 años que en el instituto sabíamos que los niños y niñas que comenzaban su andadura en la educación bilingüe iban a llegar a la edad de estudiar en un instituto y que querrían hacerlo en uno bilingüe, continuando el programa que habían iniciado, y que, inevitablemente, querrían que ese instituto fuese el de su pueblo.

El programa bilingüe que tenemos nos puede parecer muy mejorable o incluso inadecuado, que los alumnos que lo cursan salen mejor o peor preparados, pero lo mismo sucede con nuestro sistema educativo y, sin embargo, es el que nos toca impartir al ser el que han aprobado las instituciones correspondientes.

Durante estos 6 años desde el instituto podríamos haber intentado introducir alguna variación al programa bilingüe, podríamos haber intentado negociar algún cambio que seguramente la administración que tenemos no nos hubiese permitido, pero seamos sinceros, nunca lo sabremos porque no hemos hecho nuestros deberes y durante estos 6 años le hemos dedicado al bilingüismo poco mas de 3 horas. Tres horas a un asunto que afecta, seguro, a cientos de familias del pueblo que tienen a sus hijos matriculados en el CEIP San Martín de Tours y posiblemente a otras muchas del CEIP Virgen de la Nueva. Quizás en estos años podíamos haber realizado alguna encuesta para conocer los intereses y necesidades de las familias que se van a ver afectadas.

Podemos encontrar opiniones a favor y en contra del bilingüismo, estadísticas favorables y desfavorables.  En internet podemos encontrar buscadores de centros en los que figuran las notas y porcentajes de los resultados en la PAU y mirar si son bilingües o no. También podemos analizar los datos del informe Pisa y comprobar qué posición ocupan los centros bilingües. No voy a entrar en ello porque creo que a quien le interese el asunto sabrá dónde encontrar la información y valorarla y porque no me gustaría parecerme a los políticos y tratar a las familias como niños que, pobrecitos ellos, no saben lo que les interesa y conviene.

Como funcionario público y con mi obligación de servir a los ciudadanos, creo que mi deber es atender la demanda social de la población, por eso me gustaría saber exactamente cuál es y así poder tomar una decisión en consecuencia.

Particularmente, y como padre de 2 hijos en edad escolar, no me preocupa si el centro  es bilingüe porque me podré permitir, gracias a mi sueldo de funcionario, que estudien inglés en el extranjero  e incluso podrán ir de ERASMUS. Lo que seguro no harán será ir de AU PAIR para aprender inglés a casas en las que les harán trabajar 12 horas diarias por menos de 500€ y realizando tareas que nada tienen que ver con el aprendizaje del inglés. Algunas familias creen que la única opción que tienen para que sus hijos aprendan inglés es la enseñanza bilingüe.

Si mañana me dijeran que la Consejería de Sanidad se plantea traer especialidades al Centro de salud del pueblo o un servicio de radiología, como ciudadano me gustaría tener la posibilidad de decidir si quiero que lo implanten y no esperar si al personal sanitario le parece correcto o no.

Por eso cuando tenga que votar sobre el bilingüismo mi voto no será si estoy a favor o en contra del programa bilingüe, mi voto será si la mayoría de las familias de San Martín que al parecer quieren ejercer su derecho a una educación bilingüe, tendrán que hacerlo en el instituto de su pueblo o si tendrán que mandar a sus hijos a realizar un trayecto de una hora y media diaria para conseguirlo.

 

Anuncios