Mes: marzo 2017

VAN GOGH ENTRA EN NUESTRO INSTITUTO

Los alumnos de Pilar Bautista han realizado una maravillosa reproducción que adorna el patio del aulario de 1º de E.S.O. Esto es lo que nos cuenta sobre este famoso cuadro de Vincent Van Gogh.

PILAR BAUTISTA (profesora de educación plática y visual)

“La Noche Estrellada” fue terminada en junio de 1889. En el cuadro se puede observar una villa idealizada poco antes  de amanecer. Van Gogh lo pintó inspirándose por una vista desde su ventana del sanatorio Saint Paul de Mausole en Saint Remy de Provence, donde internó después de haber sufrido un colapso mental en invierno de 1888. Van Gogh mantenía correspondencia con su hermano Theo y le escribió:  ” Esta mañana he visto el campo antes del amanecer desde mi ventana con nada más que la estrella de la mañana la cual será la más grande”.

Hay teorías que indican que la pintura trata el tema de la muerte por dos razones: la primera que los árboles representados son cipreses, asociados a los cementerios y la segunda razón basada en una cita del artista: ” Mirando a las estrellas siempre me pongo a soñar, ¿por qué, me pregunto, no deberían los puntos brillantes del cielo ser tan accesibles como los puntos negros del mapa de Francia? así como tomamos el tren para llegar a Tarascon o Rouen, tomamos la muerte para llegar a una estrella.”

Este cuadro no fue la primera noche estrellada de Van Gogh, antes pintó ” Noche estrellada sobre el Ródano”, después de haber llegado a Arlés en 1888, el autor se obsesionó con captar las luces vistas en el cielo nocturno. Esto se puede apreciar también en una obra suya conocida como ” Terraza de café por la noche”. Sea cual sea el misterio de esta obsesión, si podemos afirmar que el gran artista sentía una fascinación evidente  por el cielo nocturno estrellado.

IMG_20170301_083606462

 

Anuncios

LOS ALUMNOS DE 1ºESO INTERPRETAN LOS CARMINA BURANA

Hermes Luaces (profesor de música)

Carmina Burana (en latín: cantos de Beurn -población de Alemania situada en Baviera-) son unos cantos escritos por el compositor alemán Carl Orff en 1937 cuando los nazis ya habían ocupado el poder en Alemania. Estos cantos están basados en los poemas recogidos en la abadía benedictina de Beurn, de ahí su nombre,  que fueron escritos por los goliardos durante los siglos XII y XIII. Los goliardos – antecesores de los trovadores- eran clérigos vagabundos que recorrían Europa buscando a nuevos maestros de universidad en universidad y que para ganarse la vida componían y cantaban canciones. Lo curioso de los goliardos es que sus textos hablan de los placeres del amor y el sexo, de la bebida y la comida,   de las bromas y la risa. Hacen suya la máxima latina del Carpe diem e invitan a mujeres y hombres a no ser demasiado estrictos en su moral. No es extraño que fueran reprendidos en varias ocasiones por las autoridades eclesiásticas. El fragmento más conocido de esta obra, O Fortuna, Imperatrix mundi (Oh Fortuna, emperatriz del mundo), que han interpretado los alumnos de 1º  de ESO, es un canto que manifiesta el inmenso y omnipresente poder de la Fortuna ( lo que hoy llamamos, la suerte ). Éste tampoco es un tema apropiado para un sacerdote puesto que la Fortuna era una creencia pagana, practicada por brujas y hechiceros, y la iglesia luchó contra ella con todas sus fuerzas -sin mucho éxito si observamos como ha conseguido sobrevivir hasta nuestros días- . El compositor Carl Orff -famoso por el sistema educativo musical que inventó y creador del instrumental que hoy se utiliza en los colegios- logró un gran éxito con esta obra y debió quedar muy satisfecho con ella por que tras su estreno llamó a su editor para que destruyera todo lo que había escrito antes – no le hizo caso -. La figura de Orff y los Carmina Burana se han visto rodeados de polémica y de una cierta leyenda negra debido a las amistades de Orff con algunos miembros del partido nazi y al éxito que tuvo la obra en el mundo cultural de este régimen. Lo estudios que se han hecho sobre este tema revelan que existieron muchos matices en esa situación. No obstante, debemos ser cautos al relacionar la producción de un artista y su comportamiento moral. La historia nos dice que los grandes artistas no son siempre grandes personas. Aún así, en el caso de Orff, estamos hablando de un hombre que dedicó buena parte de su vida en acercar la música a los niños, que desarrolló un sistema educativo especialmente pensado para alumnos con discapacidad. Puede que los intentos de sobrevivir en el convulso mundo que le había tocado vivir puedan no ser juzgados como honrosos a posteriori, sin embargo, su actitud respecto a la educación  deja claro una distancia abismal con el pensamiento nazi.

Espero que disfrutéis de la interpretación que hemos hecho de esta obra con los mismos instrumentos que inventó su autor.