Categoría: OPINIÓN

UMBRAL Y SAN MARTÍN DE VALDEIGLESIAS

 

Diego Vadillo (Profesor de Lengua)

A continuación incluimos la disección que tres alumnos de 1º A de Bachillerato hacen de una columna dedicada a San Martín de Valdeiglesias que escribiera el gran literato Francisco Umbral allá por 1981 la cual se puede recuperar en el siguiente link:

http://elpais.com/diario/1981/09/12/sociedad/369093608_850215.html

SAN MARTÍN DE VALDEIGLESIAS

Francisco Umbral

Sin título

(El País, 12-9-1981)

 San Martín de Valdeiglesias, al suroeste de la provincia, tiene tres cielos: el cielo de piedra de Gredos, el cielo de agua del pantano de San Juan y el cielo de vino de su viña generosa y violenta. Del cielo de piedra le bajan a San Martín de Valdeiglesias los cinco mil ángeles huertanos de los cinco mil vecinos (trescientos parados jóvenes, sin un primer empleo, sin decisión para salvar la hora de carretera que les separa de Madrid, donde tampoco encontrarán trabajo). Del cielo roqueño de Gredos bajó un día don Juan de Herrera para dejar esbozada una iglesia escurialense (manquedad herreriana) que tiene delante un ciprés, del cual ha aprendido el torero local a plantarse en la plaza, y que tiene un cura, don Ángel, que se querella con el alcalde (socialista independiente y católico), como en las novelas neorrealistas de Guareschi.

         Tarancón dice que este don Ángel se pasa. Del cielo pétreo de Gredos le baja a San Martín de Valdeigleias un castillo revisitado por las juventudes hitlerianas, donde vive un solitario con una leona, varios caballos y una escopeta que algunas noches dispara a la luna.

         Del cielo de Gredos le bajan a San Martín de Valdeiglesias siete ermitaños de las siete ermitas medievales que son como el alfabeto esparcido de una fe que ya no es lo que era.

         Del cielo cárdeno del vino le bajan a San Martín de Valdeiglesias los embotelladores que quieren embotellar la viña para que viaje, en el ángel de cristal de la botella, por los mercados de España: esto quitaría paro, daría dinero al pueblo y alegría a los españoles.

         Cielo vináceo que se reparte en minifundios, huertos para todos y escuelas para los niños, que hasta llegan de otros pueblos para aprender los ríos.

         Del cielo de agua, pantano de San Juan, bajan a esta Castilla pina, o más bien suben, los fecundos ángeles del agua, que sólo la sequía, mal bíblico de este año, le ha quitado vuelo a los ángeles y metros al pantano. Pero los turistas de Madrid han venido lo mismo, para hacer sus deportes acuáticos, su nautismo de secarral, pululando el pueblo de tiendas y chalés. Entrecruce de cielos en este alto pueblo, cima y valle, donde hay, entre castillos y ermitas medievales, como un sobrio y entrevisto Renacimiento castellano, más el neocostumbrismo/Berlanga de las majorettes locales, adolescentes y morenas, cuya miss, niña de rostro delgado, Beatriz de pueblo, luce, entre la faldita y las botas blancas, arcangélicos muslos de apaciguada violencia.

         Yo creo que San Martín de Valdeiglesias debiera embotellar su vino, crear puestos de trabajo, dar la cara, hacer de la viña hortelana una industria nacional.

         Esos trescientos parados son el dolor que uno se lleva o se trae del occidental pueblo madrileño, pero espero, cuando vuelva, que tengan ya en sus manos la herramienta feraz de la justicia. Hay una visita de Unamuno a Blasco Ibáñez, instalado éste en el corazón encendido de Francia:

         -¡París, París…! -decía el valenciano.

         -Gredos, Gredos -le respondió Unamuno.

 Don Miguel había mirado estos castillos fundacionales, estas ermitas medievales, estos pueblos secarrales, y sabía que París, con ser París, no era sino una coartada para desentenderse de la verdad nacional de Gredos, osatura solemne de España.

         Ahora que toda la cartografía se autonomiza sin saber muy bien lo que hace, hay que correr la Castilla nueva o vieja para saber que ésta es la España fósil e inicial, víctima de todo.

         El cura, que cuando Franco cobraba 5.000 pesetas por la misa de la romería, a los socialistas les cobra 30.000.

***

COMENTARIOS A LA COLUMNA

Tara Benito Rosado
En “San Martín de Valdeiglesias” (El país, 12-9-1981), Umbral, sin ir más lejos, habla de este pueblo, de sus costumbres, aportando además muchas impresiones personales sobre este: habla de sus tres cielos, empezando por el cielo de piedra de Gredos, ya que desde San Martín de Valdeiglesias se ven las grandes rocas de este precioso sitio; de este cielo bajan ciertas juventudes, escribe. También se refiere al castillo (en el que vivía Juan Fernández Gonza, su dueño, el cual aún vivía en 1981, muriendo años más tarde y dejando misterios abiertos).

De este cielo, sigue diciendo, bajan siete ermitaños de las siete ermitas medievales. Esto es porque en San Martín hay siete ermitas e incluso antes de tener este nombre se le conocía como “San Martín de las Siete Iglesias”. De este cielo, continúa, también bajarán todos los habitantes sin trabajo que luchan para conseguir un empleo y contra la hora que les separa de a gran Capital, Madrid. De este cielo baja el cura don Ángel a encararse con el Alcalde y de un modo u otro demostrar que la izquierda no es lo suyo.

Del cielo de agua del pantano de San Juan cuenta la mala época por la que estaba pasando, la pertinaz sequía quitaba metros a dicho pantano. Los turistas de la capital, nos sigue contando, venían a veranear y a practicar deportes acuáticos.

DIBUJODel cielo de vino de su viña generosa y violenta habla también; del cielo cárdeno, de tonos morados; del cielo “vináceo” afirma que es lo más valioso que tiene el pueblo, por lo que se debería en esta localidad trabajar más este oficio para que el paro desapareciera; para dar dinero y alegría a los españoles. De este cielo ya hay viñas que se separan despertando interés hasta en los más pequeños. Opina que este pueblo debería crecer gracias al vino, industrializarse, y que, al fin y al cabo, este pueblo reflejara el dolor de todos los parados, pues esta situación era válida para ver lo que reflejaba España.

Critica la situación y resalta al cura don Ángel, ya que en aquellos tiempos era tan relevante como que hubiera viñas y no se hiciera vino.

Esta columna periodística me ha parecido bonita. Destacaría la imagen de los tres cielos y recomendaría a la gente que la leyera, pues muchas veces no valoramos lo que tenemos. Este pueblo poseía y posee grandes tesoros infravalorados y abandonados.

***

Ricardo García Blázquez
“San Martín de Valdeiglesias” nos habla del desaprovechamiento de más de trescientos jóvenes y parados, aparte de hablarnos del cura del pueblo, que más que cura era empresario; nos habla de la peculiaridad del alcalde de San Martín de Valdeiglesias que entonces regía; nos habla de la hermosura de las miss del pueblo, por aquel entonces, y, por último, nos habla de cómo se llenaba el pueblo los días de calor, gracias al pantano de San Juan.

Abordando el tema principal, que es el desaprovechamiento de más de trescientos jóvenes y parados; la columna nos dice que con la cantidad de viñedos que hay en el pueblo, no entiende el porqué de que no se cree una industria nacional para dar la oportunidad a los jóvenes de tener un primer empleo.

Me ha parecido que el incidir en convertir parte del pueblo en una industria nacional dedicada al vino es de lo más acertada, ya que si tienes materias primas de calidad que te ofrecen la posibilidad de dar empleo a muchos trabajadores, aparte de obtener beneficios, debes explotar dichas materias primas hasta lograr descender el desempleo a la vez que se obtienen beneficios.

Me han llamado la atención las metáforas, en particular la que aquí incluyo: “el cielo de piedra de Gredos, el cielo de agua del pantano de San Juan y el cielo de vino de su viña generosa y violeta. Del cielo de piedra le bajan a San Martín de Valdeiglesias los cinco mil ángeles huertanos…”.

***

Julia Martín Lombana
La columna de Francisco Umbral que nos ocupa describe de forma lírica la localidad de San Martín de Valdeiglesias, sus paisajes, sus gentes… y se centra, más específicamente, en personajes públicos, como el Alcalde, el cura… hace hincapié en la situación económica, todo ello de forma culta pero entendible. También aborda de manera más pormenorizada la situación política (el cura, que cuando Franco cobraba cinco mil pesetas por la misa de la Romería y a los socialistas les cobraba treinta mil: “Estas treinta mil pesetas son el dolor que uno se lleva o se trae del occidental pueblo madrileño…”.

Con respecto a la forma de escribir de Francisco Umbral, me parece diferente a lo que suelo leer, pero a pesar de ello me he adaptado, y me ha parecido interesante y entretenida.

Maneja este escritor rasgos estilísticos que me han llamado la atención, como el uso de abundantes metáforas (“El cielo de San Martín es vino”); ya la forma de redactar de Umbral es de por sí un rasgo estilístico que no me ha dejado indiferente.

 

Anuncios

LOS PROFESORES NOS HABLAN DE LA EXPOSICIÓN SOBRE TONO

María Jesús Domínguez Calvo de León (Antropóloga y profesora de Historia y Ciudadanía)

IMG-20160312-WA0021Antonio Lara de Gavilán “Tono” fue un innovador humorista, dibujante y escritor jienense que rompió con todos los moldes y formas establecidas en su época, creando un humor más atrevido y comprometido. Perteneciente a la Generación del 27 o más exactamente a la llamada “otra generación del 27”, ha sido precisamente “otra generación”, muy posterior a él en el tiempo, quien le ha rendido un merecidísimo homenaje, en el IES Pedro de Tolosa de San Martin de Valdeiglesias, gracias a la encomiable labor e ilusión del profesor del Departamento de Lengua y Literatura, don Diego Vadillo.

Al igual que la audacia que contienen los dibujos de Tono, los trabajos presentados por los alumnos, destacan también por su audacia imaginativa. A través de un recorrido por la Sala Ágora del IES, donde han sido expuestos, podemos encontrar desde al niño protagonista de “Diario de un niño tonto”, hecho con cartón, emulando su fritura sobre una sartén, recordándonos ese gran momento de la obra en la que éste nos cuenta que “después de lavarme (…) me han rebozado con unos polvos blancos que parecen harina y he temido que fueran a freirme”; hemos visto, también, todo tipo de diseños, manualidades… realizados en diferentes materiales, para ofrecernos, en definitiva, una visión del mundo, desde un punto de vista insólito, que es el que nace, por un lado de la visión del niño protagonista de la obra exponiendo su impresión de la sociedad desde la óptica de una lógica infantil, cómica, irónica y crítica y, por otro, de su reintrepretación por los alumnos del IES Pedro de Tolosa. ¡¡Buen surrealismo a todos!! ¡¡Sonrisas aseguradas!!

Noemi Testillano Domené (Historiadora y profesora de Historia y Ciudadanía)

noemiEn un tiempo en el que se valora más competir que colaborar, me llena de ilusión poder escribir una reseña sobre los alumnos, capaces de hacer cosas maravillosas si tienen la motivación y apoyo suficientes… Abandonar el aula por unas horas y hacer otra serie de actividades ayuda a mejorar sus habilidades sociales, personales e intelectuales.

Los alumnos de 3º de la ESO, y algunos de 2º de la ESO, han llevado a cabo un proyecto innovador, que buscaba destacar lo que más les hubiera gustado de un libro de Antonio de Lara Gavilán, más conocido como “Tono”, humorista español, sarcástico y algo surrealista, que ha servido a los chicos para poner a volar su imaginación. Un trabajo absolutamente libre, sin tapujos, que contara lo que fuera esencial para cada uno de ellos.

He podido disfrutar durante una jornada de cómo iban realizando sus pequeñas y valiosas obras, cómo iban moldeando lo que habían leído a sus gustos, intereses y curiosidad… como algunos trabajaban mientras otros se dedicaban a incordiar un poco; pero el conjunto final es de tal imaginación, belleza y gracia, que no puedo hacer otra cosa que felicitarles.

Es bueno felicitar a los alumnos, saber que están por el buen camino, que fomentar su imaginación les hará mejores personas y futuros adultos, que el aprendizaje tiene que mezclar aspectos teóricos y prácticos…y que de nada vale todos los contenidos que podamos inculcarles si dentro de sus corazones no se mueve algo por las pequeñas cosas del día a día o no son capaces de emocionarse, y se terminan convirtiendo en máquinas de repetición de apuntes y conocimientos.

DSC_6139Doy gracias a Diego Vadillo, un maravilloso profesor que sabe acercarse a los alumnos, sacar de ellos toda la creatividad que tienen dentro. Tampoco puedo olvidar el buen trabajo de una jefatura que siempre está dispuesta a aceptar los nuevos planes que tengamos. Pero sobre todo dar las gracias a los alumnos, por sus sonrisas, por sus discursos, por su buen hacer en esta exposición, por emocionarme, por generar en mí un montón de sentimientos al ver cómo han hecho las cosas…

Cada vez estoy más convencida de que la creatividad y la sensibilidad puede mover y cambiar el mundo, que competir, o considerar que un alumno es menos válido porque no es brillante en una asignatura, es generalizar en exceso… He podido disfrutar de trabajos de diseño impresionantes, llenos de creatividad, muy alejados de lo que vemos día a día en clase. Hay alumnos que se emocionan con este tipo de trabajos, que dotan a sus obras de alma y de su personalidad.

Es evidente que dentro de nosotros hay una serie de capacidades diferentes que hay que potenciar y desarrollar, que no son ni mejores ni peores, y cada uno debemos encontrar la nuestra… Esa debería ser una de las cosas que podríamos desarrollar en nuestro trabajo en las aulas, pero resulta tan complicado cuando prima el cumplimiento del temario, de unidades didácticas que, a veces, se nos escapan estos pequeños detalles…

 

EL ACOSO ESCOLAR: 2 REFLEXIONES

Ángela Castro (2ºA)

 

Yo creo que el acoso escolar se puede evitar, si los estudiantes no se insultan ni se pegan.

Hay bastantes niños que sufren acoso escolar, pero aquellos que lo ven, la mayoría, no lo dicen por miedo a que les suceda lo mismo a ellos. Esto debería evitarse porque estoy segura de que a los que hacen bullying no les gustaría que se lo hiciesen a ellos: deberían ponerse en su piel y se darían cuenta de que no es nada agradable.

Como solución deberían expulsar a esas personas del instituto y crear centros educativos para enseñar a los alumnos que lo originan cómo es el bullying y las consecuencias que pueden tener.

El acoso escolar se origina, normalmente, porque a una persona le cae mal alguien, pero desde mi punto de vista nada es tan grave como para hacer esto. Ningún niño merece que le maltraten o le hagan la vida imposible, porque aunque a veces cueste todo tiene arreglo y solución, y no a través de insultos y la agresión, sino hablando y razonando.

 

Karim El Hamzaouy Delgado (2ºA)

 

Mi opinión sobre el acoso escolar es la siguiente: Tendríamos que ser más solidarios con el tema. Comenzando con no marginar ni discriminar a aquellos que tienen otras cosas de pensar, otras ideologías u otra manera de ser. Y sobre todo a aquellos que puedan ser más débiles por cualquier razón.

En los centros debe haber más medidas para frenarlo o detenerlo. Estar más atentos.

Nosotros, los alumnos, debemos ser más sociales, hacer más cosas en equipos, no ser tan individualistas. Ayudar a aquellos que son más tímidos o vergonzosos o que tienen algún tipo de discapacidad, en lugar de reírnos de ellos o intentar aprovecharnos.

Pero también hay que ver si se trata de verdaderos casos de acoso porque hay ocasiones en las que algunos chicos sólo buscan llamar la atención, acusando a otros que no han hecho nada. Por eso los profesores deben ver bien si en realidad están mintiendo.

En el instituto he podido observar que algunos alumnos no hacen mucho caso a ciertos compañeros por ser diferentes, por su forma de hablar, por la vestimenta, por comportamiento distinto. Es como si se les dejara de lado. Espero que eso no termine en un posible acoso. Creo que hay que adelantarse y ayudarles para que se integren con los demás.

Antropología y artes plásticas se hermanan en la exposición sobre la/s familia/s realizada por 2º D de la ESO

Diego Vadillo López: profesor de Lengua

IMGP4356

Durante el presente mes de diciembre está teniendo lugar en el nuevo aula de 2º D de la ESO del IES Pedro de Tolosa la exposición de trabajos sobre la familia, a la que han contribuido los alumnos de este curso con las obras que han elaborado en parejas o individualmente en el marco de la asignatura de Ciudadanía, a través de la que la profesora Mª Jesús Domínguez Calvo de León los ha incentivado para que investigaran en los distintos tipos de familia que se han dado a lo largo del tiempo y del espacio durante esa dilatadísima singladura que supone la historia de la humanidad. Han indagado los alumnos en las formas  y tipologías familiares a través de las que se organizan socialmente las más diversas culturas. Y es que, como bien apuntaba Mª Jesús Domínguez Calvo de León, la familia no es solo una realidad biológica, sino también social y cultural.

La familia, en sus distintas variantes, es, al fin, un modo de adaptación al medio que emplean las comunidades humanas en sus respectivos contextos. Eso es lo que han aprendido los alumnos de 2º D de la ESO, toda vez que se han empleado a fondo en la elaboración de unos trabajos que, además de una calidad plástica irrefutable, poseen un considerable esfuerzo de erudición, sorprendente al tratarse de alumnos tan jóvenes. Fondo y forma lustran, y de qué manera, la pared del fondo del aula en una muestra en la que la profesora Domínguez Calvo de León hace las veces de comisaria.

Por ejemplo, una de las alumnas, me comentaba Domínguez Calvo de León, trabajó sobre los Nuer africanos, comunidad en la que los matrimonios son entre mujeres, quedando el papel del hombre en el ámbito de lo procreativo. Se trata de un matrimonio simbólico. Y es que las familias varían dependiendo del contexto, me seguía ilustrando Domínguez Calvo de León.

Entre otras, también trabajaron los alumnos sobre los Burakumin de Japón, los Yanomani del Amazonas, donde, por cierto, muchas industrias y empresas están acabando con el entorno de estos últimos y con sus medios de vida.

Mª Jesús Domínguez Calvo de León, trata con este tipo de experiencias de hacer que los alumnos se apeen un poco de la visión excesivamente eurocéntrica que a todos, al cabo, nos condiciona, pues así se contribuye a fomentar el respeto a la diversidad, a las otras culturas, además de inculcar el valor que supone la tolerancia, ya que, como bien afirmaba la profesora: “Para que exista la igualdad es necesario valorar la diversidad”.

Todo esto que hasta aquí hemos apuntado, más otra serie de enseñanzas que confluyen en un mejor conocimiento del género humano en toda su diversidad, es expresado por el delicioso mosaico que conforman todos los trabajos de los alumnos, en los que caben los Inuit (esquimales de Alaska), los Lapones (esquimales de Noruega y Finlandia), la poliandria de las mujeres del Tíbet…

LA MARSELLESA, MÁS QUE UN HIMNO.

ver vídeo

En la II Guerra Mundial, Casablanca en el Marruecos Francés, ha sido ocupada por los nazis que se reúnen en un café, y comienzan a cantar “Die Wachtam Rhein”, humillando y amedrentando a los franceses y refugiados que allí se encontraban. Pero éstos les plantan cara, y puestos en pie, a voz en grito cantan la Marsellesa, desafiando así a los nazis.

Poco a poco, todos van uniendo sus voces hasta conseguir silenciar a los alemanes.

Hoy como en  Casablanca, la Marsellesa se canta contra el fanatismo. Tras los atentados del 13 de Noviembre en París, se entona la Marsellesa por todo el mundo.

En Madrid, Nueva York, en partidos de la NBA, en Wembley, los parlamentarios reunidos en Versalles, junto al monumento a la República etc…

No es el canto patriótico de una nación, es algo mucho más profundo, es el canto de la humanidad unida contra el terrorismo y  la barbarie.

Mi conclusión sobre el documento visual es que con una gran carga emocional, porque es conmovedor y pasional, define a la perfección cómo nos estamos sintiendo ahora.

Igual que en Casablanca, también necesitamos cantar a la libertad, a la vida.

                                  DIEGO GUTIÉRREZ GÓMEZ 1º BACH.

LA FRATERNIDAD INTERCULTURAL

Fátima El Gaoudi Abarkan- 1º BACH. A

 

 

No sé qué esperar, quizás una guerra… quizás que haya paz… el pesimismo y el optimismo luchan en mi mente. Vivo en Occidente como miles de musulmanes más; estoy rodeada de ateos, cristianos, judíos… de los cuales algunos son mis seres queridos. Nunca hemos sabido qué es el hambre y la penumbra; acostumbrados a no sentir el miedo, el 13 de noviembre cambió nuestras vidas.

 

Se fueron personas inocentes, personas con planes y proyectos, pero, insisto: personas.

 

Pena, vergüenza, terror, empatía… fueron algunas de las sensaciones de las personas que habitamos en Occidente.

 

—¿Por qué? —nos preguntamos muchos, una pregunta que desgraciadamente sigue y seguirá sin respuesta. Una pregunta que nos hemos visto obligados a hacernos a raíz de todos los acontecimientos que han ido sucediendo.

 

¿Qué les contaremos a nuestros hijos de esta época? ¿Que vivimos en una época de hipocresía, ignorancia, fanatismo y guerras? La guerra de Siria, el extremismo islámico… Más de 100 muertos en París, más de 100 muertos cada hora en Siria, ¿adónde irá a parar el mundo? ¿Somos realmente los humanos los seres más inteligentes? Utilizamos la religión, la política, el fútbol… cualquier argumento, para justificar y recurrir a la violencia.

 

Descerebrados fanáticos que han manchado mi imagen, la imagen de los musulmanes, la imagen del Islam, la imagen del Profeta.

 

Cuando era niña mi padre decía:

 

—El Islam es paz, hija; no puedes odiar ni despreciar a nadie por mucho daño que te haga, por muy diferente que sea, o independientemente de la religión que tenga.

 

Crecí escuchando las historias del Profeta, un hombre generoso, luchador, por supuesto, y que no discriminaba a ninguna mujer, sino lo contrario, él amaba y cuidaba a sus esposas, él se casó con muchas mujeres pero solo para mantenerlas, en una época en la que la mujer dependía completamente del hombre. Él les daba su libertad, no las tocaba; el único fin de su matrimonio era que no pasaran hambre y que no fueran maltratadas. Asimismo, tenía un vecino judío al que quería y cuidaba mucho y al que siempre regalaba comida cuando este tenía hambre. El Profeta solo permitía la yihad en las guerras legales, cuando se trataba de la defensa ante un ataque; no permitía matar a niños, ni a mujeres, ni a ancianos, ni a animales, ni destruir ningún árbol.

 

Enemigo del odio y gran amigo del respeto, este fue Muhammad, este fue el Profeta del Islam.

 

Ni machismo, ni terrorismo, ni antisemitismo… y el yihadismo con sus condiciones y solo en caso de defensa. Esto es el Islam.

 

Tengo asumido que me mirarán mal, que me discriminarán, y que me verán como una asesina que es incapaz de tolerar la forma de vida occidental, pero también tengo asumido quién soy; tengo asumido que ser musulmán significa no hacerle daño a nadie, ni siquiera a una hormiga.

 

Para mí empieza una lucha contra el extremismo islámico, una lucha contra la islamofobia, una lucha por la tolerancia.

 

Seamos empáticos, seamos generosos, seamos pacíficos, seamos seres humanos sin prejuicios, seamos Siria, seamos París y seamos todos juntos la Paz Mundial.

REIVINDICACIÓN DE LAS PATATAS REVOLCONAS

Juan Carlos Cercas Molina (2º D)

 

Pienso que las patatas revolconas están muy buenas porque las patatas cocidas tienen almidón, y el almidón es una sustancia muy beneficiosa para el organismo que se encuentra en muchas comidas y/o alimentos. Las personas que digan que no les gustan estas patatas no demuestran mucho criterio en asuntos culinarios. No entiendo que a la gente le gusten las patatas fritas y no las revolconas, porque es casi lo mismo, al fin y al cabo son solo eso: patatas.

 

Las patatas así cocinadas tienen muchos más nutrientes, como los hidratos de carbono, que son un nutriente principal para los seres humanos; también contienen una serie de propiedades que contribuyen a las defensas del organismo.

 

La especia que da sabor a este plato es el pimentón rojo, dulce o picante. Este segundo le da más intensidad al plato; además, el picante ayuda a quemar las grasas.